Como cada verano a disfrutar del buen tiempo

Este año no nos vamos de vacaciones, este año no habrá ni playa ni montaña, ni paseos por el paseo marítimo, ni tardes de merienda debajo de un árbol cerca de la casa rural, ni siquiera turismo rural para conocer tantos y tantos pueblos como hay en España que son verdaderas maravillas arquitectónicas y que muchas de ellas deberían de ser denominadas patrimonio de la humanidad. Este año toca quedarse en casa y trabajar, y no poco, hemos adquirido hace poco una pequeña finca que de momento no nos está dando nada más que trabajo. La verdad es que el sitio está muy bien y arreglándolo un poco de cara al verano podemos pasar allí una larga temporada disfrutando del campo y del aire libre.

A la casa no hay que hacerle grandes cosas, alguna ventana que cambiar y amueblar un poco más ya que no cuenta con mucho mobiliario, es una vivienda pequeña con dos dormitorios cocina americana y un aseo pequeño, lo mejor de la casa esta fuera, una pérgola te da la bienvenida nada más salir al porche, con dos pilares de ladrillo a los lados de donde cuelga una enredadera que con un buen riego y muchos mimos conseguirá ser bonita de nuevo, a la derecha de la pérgola unos árboles frutales que ya están dando sus colores más brillantes y justo detrás de ellos una gran explanada donde en algún momento instalaremos la piscina.

Lo primero será buscar una página de venta cesped artificial para poner en toda la superficie, serán unos cuantos metros pero merecerá la pena por la comodidad que implica salir de la piscina y pisar el césped en lugar de tierra y piedras y visualmente porque quedará mucho más vistoso y bonito. Colocando dos tumbonas y un par de sombrillas no tendrá nada que envidiar a las terrazas de los hoteles y a las zonas comunes de las casas rurales por las que pagamos cientos de euros, nosotros lo tenemos al alcanza de nuestra mano, así que este año el dinero de las vacaciones estará destinado en adecentar nuestra nueva propiedad para dejarla en las condiciones optimas para poder disfrutar en ella de nuestras esperadas vacaciones con la ventaja de que no tendremos que desplazarnos cientos de kilómetros para disfrutar del aire libre y de largas tardes de sol y tranquilidad. Todo son ventajas