Confiando en los demas

Tal y como está la vida es difícil confiar en los demás, es una lotería encontrar una persona en la que poder confiar, una persona en la que depositar toda tu confianza y que te sea correspondido, esas personas que llamamos amigos, estas personas en las que nos apoyamos, en las que buscamos consejo y con las que compartimos nuestra vida.

Pasa lo mismo cuando necesitamos confiar en una empresa, es una lata tener que ir con la mosca detrás de la oreja con el temor a que nos engañen. Pasa con los arreglos de los coches, siempre será mejor confiar en el mecánico que va a arreglar la avería de tu coche, pero es difícil si desconfiamos porque no sabemos lo que nos van a cobrar y si ese es el precio de la reparación. Lo mejor para evitar este tipo de desconfianzas es tramitar todo por uno mismo es decir, utilizando un buscador desguaces podemos encontrar el que más se asemeje a lo que necesitamos, buscaremos el más cercano, el más barato, el que más criticas buenas tenga, uno de ellos, el que nos dé más confianza por ejemplo www.desguacessanchez.com. Así podemos comprar las piezas nosotros mismos comprobando de primera mano cuánto cuesta la reparación, así solo tendremos que pagar al mecánico la mano de obra.

Ya no nos sentiremos engañados, sabremos lo que hemos pagado y porque lo hemos pagado, ya no habrá lugar para las dudas y podremos confiar en el mecánico desde ese momento.
La verdad es que antes no éramos tan desconfiados, no pensábamos tanto en que nos podían engañar, no pensábamos que podríamos ser objeto de estafa por pequeña que fuera. Ahora desde que legó la crisis todos vamos con el pie echado el dinero escasea y la gente agudiza el ingenio para conseguirlo más rápidamente y mayor cantidad. Por descontado queda decir que hay que tener mucho cuidado, hay que ser muy prudente y no cometer actos que nos puedan dejar expuestos a que alguien se pueda aprovechar de un despiste, de un momento en el que bajamos la guardia y un avispado se aprovecha de esto. Vamos a controlar todo lo que esté a nuestro alcance, no vamos a perder de vista las tarjetas de crédito, no vamos a sacar dinero delante de personas desconocidas y por supuesto no vamos a confiar en desconocidos ni permitir que pasen a casa.