Efecto del Euribor.

Durante el año 2017 las hipotecas en España sufrieron una caída de sus precios debido a que el tipo de interés de la zona euro conocido como Euribor ha finalizado por segundo año consecutivo en cifras negativas con una predicción de que seguirá bajando en el año 2018 o se mantendrá en la misma posición.

Tras el alcance de 4,7% en 2007 y alcanzar el tope de 5,5% en octubre del 2008 el Euribor se ha visto en una taza declinante desde el 2009 hasta el 2017 cerrando en el -0,19% desde el -0,189% del mes anterior, la gran diferencia entre los pagos en la última década simboliza un 40% de ahorro por parte de los dos extremos.

Fluctuación del Euribor.

Con una Fluctuación constante a nivel diario es la tasa de interés más publicada por el European Money Markets Institute (EMMI) calculándose como medida aritmética ordinaria de las tasas para los depósitos a plazos de cobro de 1 a 12 meses es la tasa del día 15 del mes anterior al comienzo del periodo de intereses.

A los efectos del sistema descrito, se entiende por día hábil el mercado interbancario en euros cualquier día en el que opere el sistema TARGET (sistema de liquidación bruta descentralizada en tiempo real para el euro) usados por el BCE como mecanismo de pago del sistema interbancario.

Lo cual expresa que si no hay fondos disponibles en el mercado interbancario en el plazo previamente indicado, la tasa de referencia será aplicable será el Euribor para el próximo plazo más largo como en el cálculo descrito.

En los últimos años el Euribor se ha movido en territorio negativo esto debido a la política monetaria particularmente acomodaticia del Banco Central Europeo esto redujo la remuneración de los depósitos bancarios a un nivel negativo lo que ha provocado la caída en las tasas del Euribor.

Las tasas negativas teóricamente hablando tienen un efecto estimulante sobre la actividad económica a nivel global, no obstante también afecta el rendimiento de la inversión la cual en consecuencia disminuye en los mercados financieros en específico el mercado de los bonos.

Con las cifras en negativos la inversión baja y los mercados severamente afectados es un futuro incierto como será el avance del efecto del Euribor llegando al 2020 pero se espera que se mantenga o suba dependiendo del mercado y las circunstancias y políticas que afecten a Europa en un futuro cercano.