¿ES SEGURO VOLVAR INFORMACIÓN EN INTERNET?

Cada día visitamos decenas de páginas webs, compartimos vídeos y fotografías con nuestros amigos por diferentes redes sociales y contactamos con ellos de la misma manera. Igualmente, también nos servimos de nuestro ordenador para llevar a cabo nuestro trabajo, bien mediante el uso de procesadores de texto, paquetes ofimáticos o editores de imágenes.

Toda esa información que generamos, esos datos que ofrecemos, queda a recaudo de nuestra buena fe en el ser humano o, en su mayoría, en los mejores antivirus del 2017. Proteger tu portátil con un antivirus quizás pueda parecerte absurdo debido a alguna mala experiencia en el pasado, pero es un paso importante para que tus datos estén a buen recaudo. Toda seguridad siempre es poca.

Cada año se actualizan los antivirus de las mejores marcas para ser competentes con los malware, antivirus y demás programas dañinos para el buen funcionamiento de tu ordenador. Todos sus programadores y especialistas trabajan con tesón para acabar con todos ellos, pero cada año surgen nuevas formas con las que robar identidades o apropiarse de datos ajenos. Por ello, es necesario hacer un recordatorio sobre qué tipos de software dañino puedes encontrarte.

TIPOS DE SOFTWARE MALINTENCIONADO

Malware: recibe su nombre de la unión de las palabras inglesas ‘malicious software’. Su objetivo es el de dañar el ordenador, tras infiltrarse en él, sin previo consentimiento por parte de su propietario. Suele traer consigo dificultades para el usuario para ejercer su control sobre el ordenador, bloqueando webs, ralentizando la velocidad de búsqueda, etc. Todo ello de manera intencionada. Bajo este sobrenombre se etiqueta a la mayoría de software dañino para el sistema operativo.

Virus informático: se trata de un programa que consigue infectar a otros softwares que se encuentran dentro del ordenador. Incluso, en ocasiones, también pueden estar capacitados para dañar archivos o borrarlos.

Gusano: en este caso, es un programa  que se transmite a sí mismo y se filtra en redes de ordenadores, siendo su objetivo muy claro: llegar a cuantas más cantidad de usuarios para dañarlos.

Troyano: hay varios tipos pero todos coinciden en una característica: la de buscar la administración remota del ordenador desde cualquier lugar, de manera totalmente oculta y sin consentimiento por parte de su usuario jefe.

Backdoors: también conocidos por su término en español, las puertas traseras. Con este método se eluden los procesos de autenticación y a partir de entonces puede conectarse a ese ordenador sin filtros.