Limpieza del tanque

Al realizar revisiones o mantenimientos de rutina en nuestras motos, solemos irnos directo al motor, luego los frenos y otras partes y, la verdad sea dicha, casi nunca le hacemos mantenimiento al tanque de gasolina. Es igual de importante que otras piezas de la máquina puesto que en él se acumulan depósitos de sedimentos, estos son de las impurezas que tiene el combustible y puede taparlo o dañar los filtros.

El proceso para ello no es nada complicado y puede hacerlo tomándose poco menos de medio día o un fin de semana que le dedique a ella e incluya el lavado del tanque entre la rutina de mantenimiento. Existen varios métodos para hacerlo, estos además del procedimiento varían en el material utilizado, a continuación explicaremos algunos de ellos.

Métodos de lavado del tanque de gasolina:

Primero que nada, para todos los métodos debe vaciar el depósito por completo e igualmente los componentes que la mantengan, como mangueras de goma y demás. La gasolina drenada no debe volver a utilizarse, ya que podría tener barro u otras impurezas.

  1. Acetona: necesitará aproximadamente de 2 a 3 litros de acetona para todo el proceso. Comience cerrando todos los agujeros del tanque, puede ser con tornillos para yeso. Vierta en él 1 litro de acetona y agítelo con fuerza. Vacíe el contenido sucio y pasado un rato repita la operación.
  2. Vinagre: este es de los más recomendables, porque ayuda a desprender y disolver el óxido que pueda haber en su interior. Llene con vinagre el depósito hasta el borde, ciérrelo y déjelo así toda la noche. En la mañana vacíelo completamente y viértale bicarbonato de sodio después de media hora enjuáguelo con agua y déjelo secar.
  3. Detergente: combine un poco de detergente con agua caliente y deje la mezcla reposar una o dos horas. Vacíela y lávela con agua caliente. Puede repetir el proceso hasta quedar a gusto con el resultado.
  4. Ácido muriático o fosfórico: ambos se pueden utilizar en la misma manera. Llene medio tanque con agua caliente, agregue cierta cantidad del ácido al agua y no lo mueva por cerca de dos horas. De esta manera se asienta la mezcla y se vacía sin dejar residuos, posteriormente limpie con abundante agua.

Una vez limpio enjuáguelo bien con gasolina nueva y llénelo. Puede ayudarse a limpiarlos con una bomba de agua y una secadora de pelo. Ya solo resta salir a dar una vuelta.

Si la revisión deriva en una avería, un buen modo de repararla ahorrándose un poco es con un desguace, consultando http://www.desguacesdemotos.info/ encontrará un directorio que le facilita la búsqueda de tales establecimientos dentro del territorio nacional, pudiendo filtrarlos por provincia y población para mayor precisión.